Ah, el verano! Calorcito, vacaciones, ropa fresca, días largos, piscina… Pero también calor, calor, ¡calor! Y la factura eléctrica por las nubes para refrescar el hogar en los días más duros.

Nuestros expertos en aires acondicionados te proponen 8 puntos clave para la puesta a punto de tu aparato. Siguiéndolos conseguirás no solo prolongar la vida útil de tu aire acondicionado, sino ahorrar dinero teniendo una maquinaria mejor afinada y un consumo más eficiente.

ANTES DE LA PUESTA EN MARCHA

1. Asegúrate de que los filtros están limpios.

2. Comprueba el estado de la batería y límpiala. Está en la parte trasera de la unidad exterior y suele ensuciarse mucho. Desempólvala cuidadosamente y revisa que no haya ninguna anomalía. Puedes utilizar un cepillo suave y muchísimo cuidado. Los profesionales emplean aire a presión, pero no te lo recomiendo porque sin su experiencia podrías doblar las aletas y perjudicar al equipo.

3. Comprueba las pilas del mando a distancia. No me mires así, te sorprendería cuántos clientes nos llaman porque su aire acondicionado “no se enciente” por culpa de las pilas.

4. Limpia los ventiladores exteriores. Son la salida del aire caliente, y debe permanecer libre de atascos y roturas. Un profesional te ayudará a limpiar estos tubos a fondo y comprobar que no tienen fisuras.

5. Confirma que el condensador no está bloqueado: comprueba que la parte que sale al exterior recibe suficiente aire de frente para funcionar con normalidad.

CÓMO POTENCIAR EL AHORRO EN CASA

6. No todo es aire acondicionado y electricidad: un buen aislamiento te ayudará a ahorrar hasta el 40% en la factura de la luz. Así, a tu equipo le costará menos enfriar un espacio que no pierde constantemente ese frío o al que penetra el calor.

7. Ventila cuando esté refrescando fuera. Durante la noche o a primera hora de la mañana, airea y renueva el aire de la casa. Con la llegada del calor de nuevo, cierra puertas y ventanas. Te ayudará a ahorrar hasta un 30% en el consumo.

8. No practiques grandes subidas o bajadas del termostato. Esos esfuerzos son picos que multiplican el gasto eléctrico. No bajes de los 25%: cada grado que desciendas después de eso supone un aumento en el consumo eléctrico del 7%.

Y si compruebas que tu equipo de aire acondicionado no funciona como es debido, hazlo revisar por un profesional cualificado que resuelva a tiempo cualquier problema y lo proteja de una avería mayor.





Fuente: www.homeserve.es